Los mitos egipcios son uno de los más ricos y fascinantes dentro de la mitología universal. Algunos de ellos incluyen cuentos y leyendas que se basan en la vida de las deidades egipcias. Otros explican sus creencias respecto al origen del cosmos , los mitos metafísicos de la creación y el papel preponderante que cumple la simbología solar en la creación del Universo. Estos mitos perduran en el tiempo porque nos ayuda a comprender la manera en que los egipcios concebían la creación del cosmos y es el punto de partida de los conceptos vertidos por los grandes alquimistas orientales. Escribas y sacerdotes transmitieron estos mitos para aportar datos sobre la vida después de la muerte, sobre el viaje perpetuo del difunto para lograr la vida eterna. Estos y otros conceptos fueron vertidos en las leyendas o mitos fantásticos un de ellos es:

Durante el Imperio Nuevo, los sacerdotes de Tebas crearon extensos himnos al dios Amón, considerándolo el dios creador de todo lo existente. "demasiado grande para escudriñar en él y demasiado poderoso para conocerlo". La presencia de Amón es el reconocimiento de la ciudad de Tebas como un centro religioso importante. De este modo durante cinco siglos, Amón, fue el Señor indiscutido del panteón egipto. Como gobernante del universo lo llamaron "Señor de los tronos de las Dos Tierras"y "Rey de Dioses". Con su imágen se construyeron bellos templos para adorarlo y capillas dedicadas a él. Constituyó uno de los dioses de la Ogdóada de Hermópolis. La Ogdóada es el mito de la creación perteneciente a esta ciudad. Se constituyó con 8 dioses que formaron 4 parejas. Todos eran entidades personificadas en la materia primordial, con los dioses vistos como ranas y las diosas como serpientes. De este modo la creación del universo se explica asi: "El caos ha sido conceptualizado en ocho extrañas criaturas adecuadas para habitar en el limo primordial.

Las 4 parejas eran:

Nu (dios rana)- Naunet( diosa serpiente)

Het (dios rana)- Hauhet (diosa serpiente)

Kek (dios rana)- Kauket (d. serpiente)

Amón (d. rana)- Amaunet (d.serpiente)

De este modo Amón es un dios trascendente, que se autogeneró, por lo tanto está por encima de la creación y preexiste en Tebas y en todo el Universo más allá de todos los demás dioses, para que la colina primordial (Nu) surja. Este es el acto de creación de la materia primordial del cosmos. Amón es "el que se hizo a si mismo"y se desarrolla como dios solar que rejuvenece contínuamente. Por este motivo, su nombre en los monumentos es Amón-Ra (sol). Cada dios es una imágen proyectada de Amón, y el concepto de " la trinidad" se establece con tres dioses, la unión de ellos forman "la unidad" que es Amón : Ra es su cara, Ptah es su cuerpo y Amón su identidad oculta.